reciclaje

Diariamente una persona produce un kilo de basura. Qué pasa después, en los vertederos está la respuesta. Nos comparamos con países desarrollados, pero la palabra reciclar no tiene afinidad con la cultura chilena. En Latinoamérica cinco países ya tienen la norma, y acá la basura recién fue noticia por el paro de los recolectores y la alerta que puso el Ministerio de Salud

En Chile, el cincuenta por ciento de la basura es orgánica, lo que significa que son residuos provenientes de comida, como frutas o verduras, o del jardín principalmente. Para realizar la producción de compost, estos residuos deberían ser separados desde el origen, es decir, desde las propias casas. La otra mitad de los residuos, los no orgánicos, pueden reciclarse y ahí entran los llamados puntos limpios de la ciudad. En Santiago hay 14 comunas -Santiago, Vitacura, Recoleta, Providencia, Peñalolén, Maipú, Macul, Lo Barnechea, Las Condes, La Reina, La Granja, El Bosque, Colina y Ñuñoa- que cuentan con estos lugares y desde mayo de este año pueden buscarse a través de la web www.sumaverde.cl que lanzó el Ministerio del Medio Ambiente.

Así, el kilo de basura aproximado que produce cada persona genera 6,5 millones de toneladas al año y por ahora sólo se recicla el 10% de esa cantidad. En cifras del Ministerio del Medio Ambiente, en Santiago se generan 2,7 millones de toneladas de basura al año y el 13% es reciclado. Uno de los puntos para mejorar en la legislación actual es actualizar la ley de residuos generales que existe, y así aplicar nuevas políticas públicas que incentiven el reciclaje a las personas y a los propios productores.

El plan en el que se está trabajando para que entre al Congreso Nacional es el proyecto de ley REP (Responsabilidad Extendida del Productor) que consiste en que los productores se hagan cargo de los productos al final de su vida útil a través de la contratación de empresas para la recolección y manejo de éstos. Con esta norma, cada producto tendrá un valor adicional que será fijado por el gobierno y los productores o cada marca en especial podrán elegir si trabajan de forma individual o colectiva en el posterior reciclaje de cada producto.

En comparación con Latinoamérica, ya hay cinco países (México, Brasil, Colombia, Costa Rica y Perú) que tienen una norma establecida. En el caso específico de Perú optaron por la responsabilidad REP. «Después que se apruebe la norma, el proceso será lento. Se arma un plan de trabajo entre los productores y el gobierno y se fija el valor adicional que tendrán los productos», explica Uca Silva, responsable de la plataforma RELAC (Plataforma Regional de Residuos Electrónicos en Latinoamérica y el Caribe) en Chile.

Otra de las políticas públicas que se podría implementar en algunas comunas de Santiago explica Fernando Nilo, CEO de Recycla, es la segregación de basura desde el origen. Se puede idear un sistema donde pasen camiones recolectores de vidrio, papel o plástico en distintos días a la semana. «Los puntos limpios son una iniciativa, pero la gente no los ocupa. Las municipalidades que no tienen deuda en el ítem de basura, lo podrían implementar», señala. Además plantea que existe una deuda con regiones ya que en algunas ciudades no hay puntos limpios para incentivar el reciclaje en las personas.

Una de las iniciativas en las que se avanzó este año fue instaurar el 17 de mayo como Día Nacional del Reciclaje. Recycla realizó gestiones y se logró firmar un decreto de ley para esta iniciativa. «Todos los países de la OCDE tienen el día nacional del reciclaje. Es un paso más que damos en educar a la población», explica Fernando Nilo. También señala, para que la educación sea completa el Ministerio de Educación debe trabajar con los estudiantes desde pequeños e implementar esta materia como obligatoria.

Una mayor diferencia

Los países que pertenecen a la Unión Europea tienen una norma instalada desde los años noventa y los resultados que hay en la actualidad son positivos por los incentivos que se han hecho en el reciclaje que hacen las personas y empresas.

En mayo de este año la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) indicó cuáles eran los países de la Unión Europea que tenían las tasas más de altas de reciclaje. Siendo Austria (63%), Alemania (62%) y Bélgica (58%) los con mejores resultados.

En el caso de Alemania una de las estrategias que llaman la atención es que por cada botella de líquido -agua, bebida o cerveza- que una persona compre, está pagando un porcentaje extra que al momento de devolver la botella lo puede recuperar. Lo que se ha podido ver ahora, es que después de show masivos o conciertos, las personas de menores recursos recogen todas las botellas desechadas, transformándose en una nueva manera de recaudar dinero.

En el mismo estudio destacan a Suiza, que al no ser parte de la Unión Europea tiene buenos resultados en reciclaje. Las dos estrategias de este país radican en colocar basureros clasificados en lugares muy transitados. Teniendo siempre uno que esté cerca y también se aplica un pago por cada bolsa de basura que se retira de cada casa. Si la bolsa no tiene la etiqueta pagada, el recolector no la saca de su lugar. Uca Silva explica que siempre tendremos que pagar por este servicio pero que la comparación con los países desarrollados siempre será desfavorecida para nosotros porque tienen una norma hace muchos años. «La comparación exacta tiene que ser con los países de Latinoamérica y ahí es preocupante porque aún no tenemos una norma que se modifique a los tiempos», señala la responsable de RELAC. El reciclaje de una tonelada de papel blanco de impresión de correos electrónicos evita la tala de 19 árboles. Medidas útiles para reciclar en la casa.

Segmentación domiciliaria: Un factor que ayuda es la separación de residuos sólidos en el domicilio. Separar vidrio, papel, plástico y latas contribuiría en una cultura de reciclaje.

Residuos orgánicos: La forma más simple es separar la basura orgánica y así generar su propio compost. En tiendas Homecenter puede encontrar composteras.

Pilas: Lo recomendable es juntar las pilas de cualquier tamaño en una botella y llevarlas a un punto limpio.

Medicamentos: En otros países hay reciclaje de medicamentos, obteniendo un descuento en una futura compra al llevar los que ya no necesita o están vencidos. Por ahora, en Chile los puede llevar a un punto limpio, por ejemplo el de Vitacura.

Residuos electrónicos: Al no existir una norma lo que se debe hacer es llevar todos los residuos tecnológicos a los puntos limpios o centros de acopio de las municipalidades y cada vez que exista una campaña de reciclaje, juntar los productos y llevarlos al lugar que esté más cerca. Empresas como Bosch, Epson y Cruz Blanca reciben sin ningún costo para el usuario los productos en desuso.

Bolsas plásticas: Otra diferencia con Alemania es el uso de bolsas plásticas en los supermercados. Se privilegia el uso de bolsas reutilizables, o simplemente las personas llevan sus compras en la mano.

Aceite doméstico: el tipo de líquido también se puede eliminar, pero la manera menos recomendable es arrojándolo por el desagüe. Mientras, se puede guardar en botellas y llevarlo a punto limpio.

Para revisar los puntos limpios cerca de su casa puede visitar www.sumaverde.cl

Fuente/ El Mercurio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.