mar

San Francisco, EU.- El cambio climático afectará en el 2100 a casi todas las regiones de los océanos. Casi en todas partes, la emisión continua de gases de efecto invernadero hará que los mares sean más cálidos, ácidos y más pobres en oxígeno, afirma un equipo de investigadores internacional en la revista PLOS Biology.

Pero también las regiones más bajas se verán afectadas y la productividad de los ecosistemas menguará. La conjunción de esos factores hará que se modifique la cadena alimenticia marina y finalmente ello repercutirá en la vida de millones de personas que viven junto al mar y del mar.

El equipo científico que dirige el colombiano Camilo Mora, de la Universidad de Hawai, ha ido analizando una serie de amplios datos biológicos y pronósticos meteorológicos actuales. Su trabajo se basa principalmente en modelos que están relacionados con el quinto informe mundial del clima elaborado por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU.

Los científicos abordaron dos posibles escenarios de emisiones: un modelo en el que se sigue emitiendo a la atmósfera dióxido de carbono a 900 ppm (parte por millón) y un modelo en el que las emisiones de C02 se han reducido drásticamente y se han limitado a 550 ppm.

De acuerdo con el estudio, en ambas suposiciones la superficie de los mares sufrirá un cambio biogeoquímico, aunque sus dimensiones serán diferentes dependiendo de la región. En las regiones tropicales el proceso que lleva a que esas aguas sea más ácida será más lento y en las zonas templadas el aumento de temperatura será menor. Sólo en una pequeña parte de los mares, sobre todo en las regiones polares, el agua será más rica en oxígeno y los mares serán más productivos, aseguran los científicos. En ningún lugar se registrará una bajada de temperatura o un aumento de los valores de PH.

En un segundo paso, los científicos del equipo de Mora analizaron que hábitats y que especies se verían más afectadas por los cambios.

A grandes rasgos se puede resumir que en las superfices profundas los cambios son menores, sin embargo se verían considerablemente afectadas las aguas de poca profundidad como ocurre con los arrecifes de coral y manglares. También abría cambios en el plancton, y por donde se mueven a menudo los calamares, las ballenas y las focas.

Y los cambios no serían ajenos al ser humano, advierten los científicos.

Entre 470 y 870 millones de personas, de entre las más pobres del mundo dependen de los mares para comer y para ganarse el sustento. Viven en país donde se esperan fuertes cambios y por ello se convertirían en los más afectados.

http://www.oem.com.mx/eloccidental/notas/n3159733.htm

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.