año seco

Precios de la energía en la zona centro-sur superarían los US$ 120 por MWh. Analistas afirman que de darse este escenario, Endesa se vería afectada por la paralización de Bocamina II, y la generadora de los Matte saldría perjudicada por la falta de gas

Un cuarto año consecutivo de hidrología baja podría registrar Chile si se cumplen las estimaciones de los primeros análisis meteorológicos para la temporada invernal 2014.

Según el último informe eléctrico entregado por Banchile, los expertos de Estados Unidos auguran, preliminarmente, condiciones de lluvias similares a las de 2013, ejercicio que fue catalogado como seco por la industria.
Esto, teniendo en cuenta que no se presentaría el fenómeno del Niño -alta presencia de lluvias- o de la Niña -severa sequía- a partir de mayo de 2014.

“Las mismas empresas también contratan a sus propios especialistas para tener algún acercamiento con lo que va a suceder en el año en términos de lluvias. Estos análisis concuerdan con que este ejercicio será muy parecido a 2013 y no hay indicadores que señalen lo contrario”, explica Gastón Forte, analista de estudios de Banchile.

De darse este escenario, los analistas coinciden que en el Sistema Interconectado Central (SIC) -que va desde Taltal a Chiloé-, los precios de la energía para las grandes empresas se volverían a posicionar sobre los US$ 120 por MWh.

“Según nuestros cálculos, el promedio de los costos marginales en el SIC estaría en torno a los US$ 140 por MWh, siendo establecido por la generación eléctrica en base a gas natural”, afirma Sergio Zapata, analista de Corpresearch.

Forte agrega que de no darse grandes lluvias, el SIC volverá a estar dominado por la generación térmica, que en 2013 alcanzó la mayor presencia de su historia, tras representar el 60% de la electricidad producida en la zona centro-sur durante el año.

Esta situación afectaría directamente a las grandes compañías que tienen indexados sus contratos de energía a la variable del costo marginal a la hora de calcular el precio de pago por la electricidad consumida.

Empresas afectadas

Desde la industria, y entre los mismos analistas, coinciden que las empresas que se podrían ver más perjudicadas con un nuevo año seco serían Endesa y Colbún. Ambas compañías tienen como principal fuente de generación las centrales hidroeléctricas.

En el caso de la primera, Zapata explica que el factor que le jugaría en contra en sus resultados sería la paralización indefinida que sufre su central carbonera Bocamina II (350 MW), la cual salió de operación tras un dictamen judicial.

Esto, porque eventualmente la filial de Enersis tendrá que reemplazar esa cantidad de energía a través de centrales de ciclo combinado a gas natural, lo que eleva el costo de generación en relación con el agua y el carbón.

Pese a lo anterior, la empresa exhibe una política comercial que es catalogada en el mercado como “conservadora”, pues contrata solo el 81% de la energía que es capaz de producir.

Por el lado de la eléctrica controlada por el grupo Matte, un escenario seco podría afectar sus resultados de no contar con gas para la operación de sus centrales de ciclo combinado Nehuenco I y II, que suman 766 MW.

Actualmente, Colbún tiene un acuerdo de compra de gas con Enap que expira en abril. De no extenderse este convenio, agregan los analistas, la empresa deberá operar dichas termoeléctricas con diésel, lo que encarece su funcionamiento.

Pese a lo anterior, en la última presentación de resultados entregados a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), Colbún explica que el riesgo asociado a una baja hidrología podría ser mitigado gracias a un mejor equilibrio entre las capacidad de generación eficiente disponible y los compromisos contractuales con clientes libres (grandes empresas) y usuarios regulados (hogares residenciales).

El Mercurio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.