agua subte

Atacama, Coquimbo, Valparaíso, O”Higgins y Maule son las zonas con más denuncias en 2011. La Dirección General de Aguas casi duplicó el número de fiscalizaciones en ríos, embalses y predios

Darwin González y su hermano Ricardo iniciaron en 2009 un proceso judicial contra una empresa agrícola que cultiva hortalizas en el sector Pan de Azúcar de Coquimbo. La acusación, que fue avalada hasta por un fallo de la Corte Suprema, denunciaba que el estero El Culebrón había sido modificado en forma ilegal, impidiendo a los agricultores de aguas abajo regar sus plantaciones.

Luego de las fiscalizaciones de la Dirección General de Aguas (DGA), la empresa se vio obligada a presentar un proyecto para poder legalizar la situación, lo que aún está en trámite.

Este caso no es el único. Según información de la DGA, las denuncias por robo de agua, intervención de cauces, cambios en los puntos de captación y otros delitos que fija el Código de Aguas aumentaron un 18%, al mismo tiempo que se agrava la sequía. Mientras en 2010 hubo 519 reclamos en el país, el año pasado fueron 614.

Las principales alzas están en las regiones más secas, lo que complica su situación. Valparaíso tuvo el mayor crecimiento, ya que pasó de 48 en 2010 y 132 en 2011. La semana pasada, el MOP intervino la segunda sección del río Aconcagua justamente por el incumplimiento de un acuerdo entre regantes para la extracción del recurso. A la V Región le siguen Maule, con un aumento de 28 denuncias; Coquimbo (22), Atacama (16) y O”Higgins (13).

“En tiempos de escasez se observa un aumento en el número de conflictos entre los usuarios y esto se traduce en un aumento en las denuncias”, responde por escrito la ministra (s) de Obras Públicas, Loreto Silva.

Del total de acusaciones en 2011, 257 fueron derivadas a juzgados de letras y 68 al Ministerio Público. En las fiscalías de Illapel y Combarbalá, las zonas más secas de la IV Región, relatan que incluso hay hechos donde los afectados reciben amenazas. No obstante, y pese a que se ha constatado el delito, la falta de testigos dificulta entregar sanciones.

En Maule -donde ayer el intendente Rodrigo Galilea dijo que solicitará la declaratoria de emergencia agrícola para 13 comunas- una de las formas más comunes para robar agua es el desvío de canales de regadío.

El subprefecto de la PDI Flavio Bravo, jefe de la Brigada de Investigación Criminal local, sostiene que “muchas veces es realizado por las personas sin más herramientas que una pala y una picota”.

También hay métodos como el uso de bombas y mangueras, entre otros.

Ante este tipo de casos, la DGA aumentó las fiscalizaciones en 2011, llegando a un “récord” de 1.002, 318 más que en 2010. “En zonas críticas como el Aconcagua se han instalado 85 personas para fiscalizar el cumplimiento de turnos y así asegurar que todos reciban agua”, agrega Silva, quien destaca que dos proyectos de ley buscan aumentar las penas por estos delitos.

En Atacama, incluso, la sanitaria Aguas Chañar tuvo que crear un departamento especializado para pesquisar los robos de agua potable.

Agricultura apuesta por “bombardeo de nubes” en mayo para contrarrestar déficit hídrico en el país
Con el fin de contrarrestar el déficit fluvial que se prevé para este año y la emergencia agrícola que hasta el momento ha sido decretada en 77 comunas del país, el ministro de Agricultura, Luis Mayol, encabezó el “Consejo interregional de emergencia hídrica”, integrado por los intendentes de Atacama, Coquimbo y Valparaíso, algunas de las regiones más afectadas, además de autoridades de Gobierno, del mundo minero, agrícola y parlamentarios.

Mayol explicó que en este momento la cartera se está enfocando en medidas a corto plazo y no en ideas como infiltración de napas o carreteras de agua, previstas para el largo plazo. Por esto, se estudia la manera de “bombardear” las nubes en las comunas afectadas. “Esta medida es común en varios países y nosotros estamos en la obligación de intentar hacerlo por la grave situación que estamos viviendo”, afirmó la autoridad.

La acción se desarrollará en mayo y, en la previa, Mayol adelantó que “habilitaremos pozos, cumpliremos con los planes de emergencia agrícola y crucemos los dedos, a ver si San Isidro nos ayuda”, ya que es necesario contar con condiciones climáticas favorables.

El gerente general de Hidromet (empresa que realiza estos bombardeos), Miguel Martínez, aseguró que esto podría aportar un 15% de aguas lluvias: “En un año normal o incluso ligeramente seco en la Quinta Región, esto correspondería, en volumen de agua, a dos embalses Peñuelas y tres Los Aromos juntos”.

Métodos de hurto

Palas y picotas:

En Maule se usan para desviar o encauzar canales.
Mangueras de extracción:
Estas intervienen los ríos y embalses. Hasta motobombas se usan a lo largo del país.

Modificación de puertas:

En Aconcagua, el presidente de la III sección del río, José Foster, explica que ahí se usa la modificación de los marcos partidores, obras civiles que reparten las aguas de un canal a los distintos agricultores. Los infractores meten tablones al canal y permiten que pase más agua de a la que tienen derecho.

Construcción de tuberías:

La sanitaria Aguas Chañar (Atacama) detectó que en Vallenar un contratista ofrecía servicios para construir obras que permitían tomar agua potable desde las matrices, tuberías de abducción y grifos.

00 millones es el máximo que pagará quien extraiga agua ilícitamente, en virtud de la nueva ley que modifica las sanciones. Hace dos semanas, el MOP ingresó dos proyectos al Congreso.

00 mil es la multa más alta que recibe un infractor con la actual ley.

85 fiscalizadores de la DGA hay en el país. En 2011 hicieron 1.002 inspecciones.

60% de las denuncias termina con algún tipo de sanción para los infractores.

Fuente/ El Mercurio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.