Restos mortuorios de siete mil años de antigüedad, cerámicas, armas para cazar, anzuelos y un sinnúmero de piezas arqueológicas, así como zonas con arte rupestre, serán exhibidos próximamente en el Parque Rupestre Monte Aranda, que cuenta con una sala de exhibición que está en proceso de término.

En la tarea de rescate arqueológico trabajaron en 2013 140 arqueólogos, con un costo de US$ 5 millones. Lo financió Minera Los Pelambres, como parte de su plan de mitigación porque al hacer el Tranque El Mauro encontraron restos de la cultura diaguita y de comunidades aún más antiguas. Como la empresa se demoró varios años en hacer las obras que la autoridad le exigió, la Superintendencia de Medio Ambiente les formuló cargos en julio pasado.

El Mercurio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.