agua potable

Acceder a agua potable reduce la mortalidad infantil,  ayuda a combatir infecciones y a reducir costes sanitarios y del medio ambiente

Un total de 748 millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua potable y se calcula que 1.800 millones más usan una fuente que está contaminada con heces, según un informe publicado hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un problema ambiental que intenta pasar desapercibido: la sobrepoblación del planeta El alcantarillado llega al barrio Nelson Mandela, feudo de desplazados en Cartagena de Indias Cambio climático: Donde la ciencia y la política no van de la mano Comunidades de Vietnam sufren conseguir agua potable, a pesar de la riqueza hídrica

El mismo estudio indica que 2.500 millones de personas no tienen acceso a un saneamiento adecuado, y que 1.000 millones defecan al aire libre, nueve de cada diez, en áreas rurales.

Estas son las principales conclusiones del informe GLASS 2014, un estudio realizado cada dos años por la OMS, y que en esta ocasión tiene por título “Invertir en agua y saneamiento, incrementar el acceso, reducir las desigualdades“.

El texto recuerda que el acceso a agua potable y a saneamiento adecuado tiene implicaciones en un amplio rango de aspectos, desde la reducción de la mortalidad infantil, pasando por la salud materna, al combate de enfermedades infecciosas, reducción de costes sanitarios y el medio ambiente.

El estudio calcula que por cada dólar invertido en servicios de agua y saneamiento se obtiene un retorno de 4,3 dólares, al reducir los costes de salud, aumentar la productividad en los puestos de trabajo y crear nuevos empleos en industrias relacionadas con la gestión de residuos.

María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, dijo en rueda de prensa que el agua y el saneamiento es un tema básico de derechos humanos y tiene un componente de género esencial. “En el mundo son mayoritariamente las niñas las que van a buscar agua, lo que les impide en muchas ocasiones ir a la escuela”.

El informe concluye que “se debe hacer mucho más”, y para ello pide más compromiso político nacional e internacional y más fondos para implementar políticas efectivas.

También destaca la importancia de centrarse en el saneamiento, dado que actualmente más del 75 por ciento de los fondos se invierten en acceso a agua potable y no en saneamiento.

“Se necesita un cambio cultural. Es necesario que las comunidades perciban la importancia del saneamiento. Hace falta un esfuerzo en sensibilización”, subrayó Chris Williams, director ejecutivo del Consejo de Acceso al Agua y Saneamiento (WSSCC).

EFE Verde

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.