ant

Su tamaño es similar al del Chungará y está a 2,65 kilómetros de profundidad. Hay agua dulce en él y podría alojar formas de vida, al menos de tipo microscópico

Chile pronto podría sumarse al selecto grupo de países que están perforando los hielos antárticos para investigar si existe vida en los lagos que se encuentran hasta varios kilómetros debajo de ellos y que se conocen como subglaciales.

Esto, porque en diciembre pasado un equipo de investigadores del Centro de Estudios Científicos de Valdivia (CECs), encabezado por el glaciólogo Andrés Rivera, detectó el primer lago de estas características en el borde del Territorio Antártico Chileno.

“Había otros candidatos que solo se habían detectado en forma satelital y al menos uno había sido descartado al hacer exploraciones en terreno con radar”, cuenta Rivera.

En cambio, cuando el CECs realizaba sus mediciones en otra área donde los registros satelitales no habían detectado ese tipo de evidencia, los datos revelaron más allá de toda duda que a 2.650 metros debajo de ellos yacía un lago de grandes dimensiones.

Según sus primeras mediciones, el lago -que bautizaron como CECs, el nombre de su centro científico- tendría entre 18 y 20 kilómetros cuadrados de superficie, un tamaño similar al Chungará. “Son 10 kilómetros de largo por dos de ancho, pero tenemos que precisar el dato con más mediciones”, dice.

El hallazgo, que apareció publicado el viernes en la revista especializada Geophysical Research Letters, fue valorado a nivel internacional.

“Uno de los aspectos que distingue a este descubrimiento es que tuvo lugar en una zona montañosa del casquete glaciar de la Antártica occidental, en la que no se habían detectado antes lagos subglaciales”, destaca a “El Mercurio” Waleed Abdalati, director del Cooperative Institute for Research in Environmental Sciences (CIRES) de la U. de Colorado Boulder, uno de los principales centros de geofísica de EE.UU.

“Otro aspecto destacable es que, por el lugar donde está localizado, lo más probable es que esté aislado del mar, mientras que la mayoría de los otros lagos subglaciales en el área fluyen hacia el océano”, indica.

Para el glaciólogo, este aislamiento abre un amplio rango de posibilidades a lo que podríamos encontrar en él. “Tal vez hay alguna forma de vida que no está conectada al ambiente externo, sino que sobrevive intocada debajo del hielo”, sugiere.

A futuro

Por eso, el paso siguiente es perforarlo para explorar y ver qué hay en él, dice Rivera, quien no descarta que al menos haya vida de tipo microscópico. “No es fácil, habría que hacer un desarrollo tecnológico fuerte en Chile para lograr acceder a algo en esa profundidad, pero es un desafío ineludible”, reconoce.

El hecho de que el agua no se congele se debe a la probable existencia de una fuente geotermal, suficiente para derretir el hielo que hay sobre la corteza. Explica que, además, a esa profundidad el punto de fusión del hielo no es de cero grados sino de -1,8 grados por la presión que ejerce esa enorme columna gélida.

Rivera no descarta encontrar más lagos en el futuro, destacando que una de las conclusiones de su trabajo es que hay más agua de la que se ha detectado en la base de la Antártica y ella jugaría un rol muy importante en la dinámica de los glaciares. Es decir, estos podrían reaccionar mucho más rápido que lo habitual a los cambios que están operando en los océanos o el clima.

Claro que si la Antártica se deshielara por completo en esa área no quedaría un lago en su lugar, ya que está al menos a 600 metros bajo el nivel del mar. “Si por efecto del cambio climático llegara a desaparecer la Antártica occidental, aquí lo que quedaría sería un fiordo de más de 600 metros de profundidad que estaría rodeado por una cordillera, similar a los que hay en el sur de Chile”, dice Rivera.

“El lago está en una fosa que estimamos es de origen glacial y que se formó hace cientos de miles de años. Estos valles profundos rodeados por pendientes muy fuertes quedaron tapados con el casquete de hielo”.

 

El Mercurio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.