quint

El práctico Eliseo Jamett y el patrón Patricio Cárcamo quedaron sin medidas cautelares pese al arraigo pedido por varios de los 11 querellantes

El práctico de la Armada Eliseo Jamett impartió instrucciones “confusas e imprecisas” que fueron cumplidas en forma “imprudente” por el patrón del remolcador “Puyehue”, Patricio Cárcamo, que derivaron en la rotura del flexible que descargaba petróleo del barco “Mimosa” a estanques de la Empresa Nacional del Petróleo (Enap). Esta acción provocó el vertido de 38 mil litros del crudo a la bahía de Quintero.

Javier Carrasco, fiscal especializado en delitos medioambientales, dijo que el “actuar negligente” infringió de manera culposa (sin dolo o ánimo de causar daño) el artículo 136 de la Ley de Pesca, que castiga con multas de hasta 3 mil UTM ($131 millones) la introducción de contaminantes químicos que dañen los recursos marinos. “(Jamett) abandonó el puente para ir a popa, perdiendo el control de la maniobra”, relató Carrasco.

Atribuyó a Cárcamo operar el remolque confiando solo en sus habilidades y desconociendo la fuerza que aplicaba, ya que su embarcación carecía de instrumentos para medirla. Ambos quedaron sin cautelares, pese a que algunos querellantes pidieron su arraigo. Se hicieron parte en la causa sindicatos de pescadores, pesqueras, cámaras de comercio de Quintero, Horcón y Ventanas. También Enap, que enfrenta cargos en sumario de la Armada.

El Mercurio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.