basura1

 

Caminando por las calles y conversando con los vecinos he tenido la oportunidad de escuchar las quejas de muchos, por la periodicidad del paso del camión recolector por los distintos sectores. Vivo en el sector de la Vega Central y somos privilegiados con el paso del camión dos veces al día, pero nunca nuestras calles están todo lo limpias que deberían y los vecinos y sus quejas son absolutamente irresponsables, porque aunque estuviera un camión recolector asignado cuatro veces al día, la falta de compromiso de mantener el aseo no se soluciona con más rondas, sino con el compromiso de todos de limpiar nuestras veredas y eliminar los desechos en los horarios indicados.

La comunidad siempre intenta asignar las responsabilidades a los otros, sin nunca asumir que también tenemos las nuestras, que nadie barrerá el frente de nuestras casas, que nadie por nosotros podrá depositar en el lugar y la hora adecuada los desechos y que la aspiración de vivir mejor, no es sólo responsabilidad de la Municipalidad, sino también de nuestro compromiso de cambiar las conductas que se reflejaran en la comuna a la que aspiramos, inclusiva, limpia y con oportunidades, pero con el trabajo de todos.

Decidido a escribir este artículo, pensaba qué me dirían los vecinos si intentara explicarles que cuando sacan escombros, colchones, lavadoras, refrigeradores y muebles, sólo contribuyen a destruir los camiones recolectores, que están pensados en la compactación de desechos blandos y que al llevarse lo que dejan en las veredas logran que más de uno quede en reparación, dejando sectores sin cubrir porque se dañan cuando trasladan estos desechos de alto volumen, y lo más probable es que me contestaran ¿y qué hacemos con esas cosas?.

Con fecha 18 de Junio, en conjunto con la Municipalidad de Recoleta y el apoyo de la DIMAO, instalamos en Av. La Paz 465, cuadra en la que hay 130 casas y dos torres de edificios de 24 pisos, donde se estima estadísticamente viven 1200 personas, instalamos un contenedor para desechos de alto volumen, logrando que sólo 7 objetos fueran eliminados. Un fracaso. Respecto de esto, la consulta “qué hacemos con los desechos de alto volumen”, pierde fuerza.

Este pequeño artículo parece muy localista, pero estos ejemplos se pueden abstraer a la realidad de cualquier comuna, de cualquier región, porque estoy seguro que siempre existirá, alguien que sin compromiso social, ni respeto por los demás aportará a que su comuna, su villa, o su calle, no sea el ejemplo al que todos aspiramos.

Sobre la realidad de la Vega Central y su compromiso con la comunidad, lo analizaremos en el próximo artículo.

Pedro Barra

Dirigente Social de Recoleta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.