1

“En general, en incendios de alta intensidad y larga duración, los nutrientes del suelo tienden a disminuir considerablemente producto de las altas temperaturas que se generan”, dice el investigador

La Universidad de la Frontera (Ufro), ubicada en la Región de La Araucanía, ha estado involucrada desde un comienzo en la restauración de la Reserva Nacional China Muerta, afectada por un incendio forestal en 2015.

Al respecto, el investigador del Laboratorio de Biometría del Depto. de Ciencias Forestales, de la Ufro, Andrés Fuentes, conversa con Revista LIGNUM.

¿En qué ha consistido la restauración con araucarias en China Muerta?

El plan de restauración en la Reserva Nacional China Muerta es un tremendo desafío, que no solo involucra a la Corporación Nacional Forestal (Conaf) como ente ejecutor, sino que a la sociedad civil en su conjunto, incluyendo la comunidad local de Melipeuco, las comunidades pehuenche del sector, instituciones educacionales y por supuesto las universidades.

Desde la Universidad de La Frontera, en particular, se ha apoyado desde un inicio las fases de diagnóstico, por ejemplo, para determinar los distintos niveles de severidad de daño causado por el fuego

En una etapa posterior, desde el Laboratorio de Biometría, del Departamento de Ciencias Forestales, y en el marco de un proyecto de investigación Fondecyt, hemos estado trabajando en poder evaluar los impactos ecológicos del fuego en la reserva. Así, a la fecha hemos podido determinar cómo la vegetación que se ha visto afectada por el incendio, esto en diferentes niveles de severidad de fuego.

Por su parte Conaf, ha realizado trabajos de contención de suelo, a través de empalizas construidas en áreas quemadas para prevenir la erosión del suelo posterior al incendio.

Otra buena noticia en cuanto a la recuperación de la araucaria, y que se desprende del proyecto Fondecyt que actualmente desarrollamos, es que hemos observado en terreno bastante rebrote vegetativo en araucarias quemadas, tanto desde la raíz, como de ramas laterales y apicales.

¿Cuáles fueron los efectos más graves del incendio para el suelo?

En general, en incendios de alta intensidad y larga duración, los nutrientes del suelo tienden a disminuir considerablemente producto de las altas temperaturas que se generan.

Esto ocurre por volatilización, donde los nutrientes son literalmente “evaporados” del suelo. Por ende, suelos severamente afectados por el fuego tendrán menos nutrientes esenciales para el desarrollo de la vegetación.

Esto podría potencialmente generar procesos de invasión de plantas exóticas, que son más eficientes en colonizar y establecerse en áreas con escasos recursos y desprovistas de vegetación competidora. En zonas de media-baja intensidad de fuego, donde las temperaturas alcanzadas por el fuego no son tan altas, ocurre el fenómeno contrario. Aquí se produce un aumento de nutrientes en el suelo producto de la incorporación de estos productos en la quema de biomasa. En estos suelos la vegetación nativa se podría recuperar con mayor facilidad, potencialmente pudiendo restaurarse el bosque original.

En cualquiera de los dos casos, efectivamente se produce un impacto en el balance de nutrientes del suelo después del fuego. A los fenómenos anteriormente descritos hay que agregar que la pérdida de cobertura vegetal indirectamente puede afectar las propiedades del suelo, esto a causa de la erosión del suelo desnudo, especialmente en zonas de alta pendiente. Aquí es importante destacar que el suelo es unos de los recursos naturales más sensibles, es decir, una vez que se pierde cuesta mucho que se vuelva a recuperar. Otro factor a considerar es la pérdida de materia orgánica del suelo, la que es completamente consumida por el fuego. Desde el punto de vista físico, también se producen cambios en la estructura del suelo y una gruesa capa de ceniza.

lignum.cl

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.