Embajada de Israel y Universidad de Chile organizaron seminario internacional de Recursos Hídricos con participación de expertos de sector público y empresarial

Si hay un país que tiene la receta para que resolver problemas de déficit hídrico ese es Israel. A pesar de que cuenta con muy poca disponibilidad de agua dulce ha sabido resolver el problema de escasez con políticas públicas y tecnología de vanguardia.

Con el propósito de exponer esta experiencia y mostrar el desarrollo alcanzado, viajaron representantes del sector público y empresarial, al “Seminario Internacional de Recursos Hídrico: Avances en la Gestión Inteligente del Agua”, organizado por la Embajada de Israel, a través de la Misión Comercial en Chile.

Según Eldad Hayet, embajador de Israel en Chile, este país está otorgando cada vez más importancia a la gestión sostenible de este recurso. Por este motivo, precisó, que se generó este espacio de diálogo a fin de explorar las posibilidades de colaboración entre la Embajada y Chile en todas las disciplinas vinculadas al agua.

“Hemos visto avances en la gestión por parte del Comité de Recursos Hídricos del Senado formado por los ministros de Energía, Minería, Obras Públicas, Agricultura y Medio Ambiente pero para superar los retos que presenta la baja disponibilidad de agua debemos ser innovadores y creativos”, sostuvo.

En esta línea, advirtió que uno de los desafíos estratégicos del Estado de Israel desde su creación fue dar solución a la escasez de agua. “Es justamente esa escasez la que ha transformado a Israel en caso de éxito en la gestión del agua a través de esfuerzos públicos y privados, en materia de investigación, riego eficiente, reutilización y desalinización”, destacó.

A lo anterior, agregó que es relevante que Chile comprenda que el problema no es la escasez hídrica, sino del manejo que se le da al agua.

Durante su exposición el embajador demostró a los cerca de 200 participantes que Israel exhibe grandes logros en materia de gestión hídrica. Entre ellos, mencionó que el 95% del agua es tratada y reutilizada, y que cerca del 60% del consumo corresponde a agua desalinizada. Además, resaltó que la tecnología de riego desarrollada en forma local ha consolidado el proceso productivo del sector agrícola contribuyendo de manera positiva a los índices económicos del país.

Retos en Chile

Por su parte, Pablo García, académico e investigador de la Universidad de Chile y experto en hidrología, exhibió los retos a los que se enfrenta Chile en materia de gestión.
En su ponencia enfatizó sobre los problemas de contaminación que padecen los ríos, producto de los sedimentos arrojados en sus cauces. Según el especialista lo anterior es debido principalmente a una falta de normativa que regule su emisión. “Es de vital importancia crear leyes para controlar los sedimentos y así cuidar nuestras aguas”, aseveró.

De la misma manera, señaló que el desafío prioritario en Chile es resolver la alta demanda de suministro con tecnologías que juegan un rol fundamental. “Pero eso no es todo. Necesitamos adaptarnos al cambio climático, crear una cultura de agua hoy en día inexistente, desarrollar carreteras hídricas, instalar más plantas desaladoras”, añadió.

Adicionalmente, abordó la necesidad de enfrentar la falta de investigación, de investigadores y de carreras profesionales relacionadas con la formación hídrica.

Autoridad de Agua en Israel

Por su parte, Hanna Frenkel, autoridad gubernamental para el agua del Gobierno de Israel, advirtió que el país se está preparando durante años para enfrentar la crisis que produce la escasez de agua.

Destacó que los altos índices de agua tratada son fruto de las políticas que el gobierno ha establecido para frenar el estrés hídrico. A pesar de este avance, según Frenkel, la meta es llegar al 100% del agua tratada.

“La reutilización del agua es mucho más rentable que usar agua fresca. De hecho, el agua fresca la utilizamos para usos en la salud pública”, aclaró.

De acuerdo a la experta, el reto se logra combinando esfuerzos de todos los actores que confluyen en el país. De ese modo, explicó que desde la Autoridad del Agua promueven el desarrollo de infraestructura y tecnología avanzada que permita tratar las aguas residuales y que para ello destinan fondos del gobierno. Además, colaboran con el sector industrial para mantener en buen estado esa infraestructura. “Tenemos altas exigencias para que el agua reutilizada cumpla con estándares de calidad”, detalló.

Ejemplo de ello es la planta de Shafdam que trata un cuarto del agua residual de Israel con instalaciones que circulan en todo el país con el objetivo de usar el recurso con fines de regadío en agricultura. Frenkel indicó que gracias a esta contribución el sector agrícola aumentó su producción.

“Estamos constantemente monitoreando, buscamos tecnologías eficientes para ahorrar recursos, promulgamos regulaciones estrictas y quienes no cumplen deben pagar altas tarifas”, puntualizó.

Desarrollo tecnológico

En la instancia, los representantes de catorce empresas israelíes –algunas de ellas con sedes en Chile- presentaron las soluciones tecnológicas desarrolladas con aplicaciones exitosas en Israel, Chile y otras partes del mundo.

P2W: tratamiento de aguas residuales de la industria minera para la destrucción completa de cianuros y reducción de sulfatos, sin uso de membranas o productos químicos.

Netafim: avances en el riego por goteo inteligente y control ambiental holístico de invernadero. Recuperación de relaves minerales.

Realiteq: Sistema basado en scada para distribución de agua potable y reciclaje de efluentes urbanos tratados.

CQM: Desinfección de agua potable y tecnologías de ahorro de energía con tratamientos sin químicos para instalaciones de refrigeración.

Amiad: Soluciones de pre filtración para membranas de uso municipal e industrial.

Mapal: Aireación de aguas servidas. Sistemas de burbujas finas flotantes en minería e industrias.

Neotop: Instalaciones de almacenamiento de aguas abiertas: solución combinada para evaporación, calidad del agua, temperatura.

Biosoft: Tecnología de agua para Biotech y Alimentación.

Takadu: Big Data y la Internet de las Cosas en la gestión de redes de agua potable.

Ayyeka: Control y monitoreo remotos de redes de agua para optimizar estrategias de presurización, detectar fugas y disminuir pérdidas por aguas no facturables.

Aqwise: Innovación en el tratamiento de aguas urbanas, industriales y en la producción de agua potable.
Madey Vered: Lectura automática del medidor en protocolo abierto via wifi en alta presión y temperaturas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.