Estudio de Cochilco da cuenta de una baja en la cantidad de proyectos ingresados al sistema de evaluación en los últimos cinco años, así como de una disminución en los tiempos promedio que demoran en el proceso, a partir de la publicación ta que, en promedio, los proyectos permanecen cerca de 200 días en el sistema de evaluación, lapso que para los aprobados se extiende a un promedio de 289 días en el periodo estudiado (270 días promedio a partir de 2014).

La mitad de los proyectos mineros ingresados al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) entre 2011 y 2016 fue aprobada, de acuerdo a un informe elaborado por la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), con el objetivo de presentar las características del proceso y lo que ocurre con las iniciativas una vez que inician su tramitación.

El mismo documento da cuenta que, en promedio, los proyectos permanecen cerca de 200 días en el sistema de evaluación, lapso que para los aprobados se extiende a un promedio de 289 días en el periodo estudiado (270 días promedio a partir de 2014).

En el periodo analizado se identificó el ingreso de 454 proyectos mineros al SEIA (excluyéndose proyectos de extracción de gas, petróleo, áridos, turba y greda). De ellos, 227 (50%) resultaron aprobados, ocho (2%) fueron rechazados, otros 31 (7%) se encuentran en calificación, 73 (16%) fueron desistidos por sus titulares, 88 (19%) no fueron admitidos a tramitación y 27 (6%) no fueron calificados.

Un proyecto que no es admitido obedece a que no contiene todos los capítulos necesarios para ser evaluado. En tanto, si la iniciativa ingresó como Declaración de Impacto Ambiental (DIA) y se considera que debió haberse presentado como Estudio de Impacto Ambiental (EIA) o si le falta información relevante o esencial, el proyecto queda como “no calificado”.

Otros antecedentes

El análisis también da cuenta de una disminución en los proyectos ingresados al SEIA cada año, toda vez que en 2011 se presentaron 117 iniciativas, al año siguiente 89, posteriormente 96, en 2014 solamente 49, en 2015 subieron levemente a 59 y en 2016 volvieron a bajar, a 44.

De los ocho proyectos rechazados en los últimos cinco años, sólo en tres se debió a razones ambientales, mientras en los demás, a falta de información para su evaluación.

Cabe precisar que de los 454 proyectos ingresados en el periodo de análisis, un 25% corresponde a iniciativas reingresadas, es decir, que no habiendo sido aprobadas, vuelven a entrar al sistema, con modificaciones. Esta situación se da en el 12% de los proyectos de gran minería y en el 29% de los de mediana minería.

Tiempos de tramitación

Considerado como una variable relevante en la planificación de las etapas de un proyecto, el tiempo de permanencia de las iniciativas que ingresan al sistema se ha visto reducido en alrededor de 50 días, desde un promedio de 323 días antes de la entrada en vigencia del DS 40 (que aprobó el Reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, publicado en agosto de 2013) hasta 270 días para los proyectos aprobados, a partir de la puesta en marcha de la citada normativa.

Asimismo, ha disminuido la cantidad de ICSARAs (informes consolidados de aclaraciones, rectificaciones o ampliaciones) por proyecto: de 2,3 a 1,9 entre los aprobados.

Los diez proyectos que más han estado en el SEIA –entre 970 y 1.338 días–  tienen en común que no cuentan, en un principio, con toda la información necesaria para ser evaluados, por lo que los servicios deben pedirla, y en ocasiones, para que sea entregada, todo lo cual toma tiempo.

“Otra situación que se da es la diferencia de criterio que existe entre el titular y el SEA (y los servicios), al evaluar los impactos. Dado que esto es algo no seguro y subjetivo, como toda predicción, los titulares tienden a minimizar los impactos, subestimando los efectos de su actividad minera, mientras los afectados hacen lo contrario”, añade el documento de Cochilco.

Por región y tamaño

Proporcionalmente, hay más proyectos de mediana minería que de gran minería que no son admitidos a tramitación (23% versus 8%) y menos que son aprobados (45% v/s 65%).

Las regiones que más proyectos mineros presentan son Atacama (157), Antofagasta (104), Coquimbo (87) y Tarapacá (34). De ellas, donde más proyectos se aprueban (76%) es en Antofagasta; donde menos (33%) es en Coquimbo.

Aunque la Región de Atacama tiene mayor cantidad de proyectos ingresados, la inversión que éstos significan es menor que en Antofagasta: US$17.700 millones comparado con US$23.700 millones.

Con respecto a la Región de Tarapacá, el 90% de su inversión se explica por el proyecto Quebrada Blanca Fase 2, el cual fue ingresado tres veces (las dos primeras veces fue desistido).

mch.cl

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.