Reacia a responder a los temas más polémicos, como Dominga, define entre sus prioridades fortalecer el SEIA, sacar la ley de protección de la biodiversidad e implementar la ley de reciclaje. También evalúa una ley de cambio climático

Como “un honor” recibió Marcela Cubillos Sigall la invitación del Presidente electo, Sebastián Piñera, para integrarse a su gabinete como futura ministra de Medio Ambiente. La futura ministra -51 años, abogada y académica, ex diputada por la UDI- relata que “fue un llamado corto y con harta información, a su estilo, donde me explicó la cartera y los desafíos generales que esta tenía”.

Sensible a los temas ambientales y amante de la naturaleza -en una pared de su casa tiene dibujado un albatros y una frase de su hermano Felipe, quien falleció en septiembre de 2011, en un accidente aéreo viajando al archipiélago Juan Fernández para ayudar a las víctimas del 27-F-, señala que su aporte será buscar acuerdos y usar su experiencia política para tener crecimiento y cuidado del medio ambiente. Ya se ha reunido con dos ex ministros de la cartera, María Ignacia Benítez y Pablo Badenier, y tiene programado un encuentro con el actual titular de Medio Ambiente, Marcelo Mena, para el 1 de marzo próximo. En esta entrevista evita hablar de los casos ambientales más sonados, como Dominga.

-¿Qué experiencia tenía en temas ambientales?

“Los problemas públicos hoy no son 100% de soluciones técnicas ni 100% de soluciones políticas. Tienen una mezcla de soluciones técnicas y políticas, y los ministerios son equipos que tienen que combinar ambas características. El Presidente me ha pedido liderar un equipo que combine conocimientos técnicos y experiencia política. En los años de parlamentaria aprendí a dialogar, a escuchar, a buscar acuerdos, a entender que en aquel que piensa distinto, las razones son tan fuertes y tan comprensibles como las mías, y aprendí a trabajar con todos los sectores, con el mundo privado y el mundo público, con organizaciones comunales, sociales, y es esa la experiencia que el Presidente me ha pedido llevar a un ministerio que es complejo. Tengo ahora designado a un tremendo subsecretario (Rodrigo Benítez), con muchos conocimientos técnicos y mucha experiencia política”.

-¿Sondearon con usted el nombre del subsecretario?

“La facultad de designar el subsecretario es del Presidente. Obviamente que él conversó con los ministros, porque le interesa que haya equipos bien formados. Estoy muy contenta con la designación de Rodrigo Benítez. Si miras los problemas ambientales, las comisiones asesoras que se han formado, ves que consensos técnicos hay bastantes. Llegó el momento de transformar esos consensos técnicos en consensos políticos”.

Evaluación ambiental de proyectos: “Que el ‘no’ sea temprano y el ‘sí’ sea definitivo”

-¿Cuáles serán sus prioridades iniciales, llegando el 11 de marzo?

“Obviamente que hay un área institucional, en que está no solo lo que uno pueda hacer en el fortalecimiento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), sino también que se topa con el área de la biodiversidad. En esa materia está sacar adelante la ley del Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas, que está ya en primer trámite legislativo en el Senado. Esa ley hay que terminarla y aplicarla, y crear ese servicio. En Chile se están donando parques, se están declarando áreas protegidas, pero tenemos que ver de qué manera, a través de la institucionalidad que creemos y las cooperaciones que establezcamos, somos capaces de protegerlos eficazmente y que más chilenos puedan acceder a ellos y disfrutarlos”.

“En materia de parques hay también compromisos muy bonitos en el programa de gobierno, el Presidente quiere tener un parque por región y llevarlos a estándares internacionales en materia de gestión y conservación. También tenemos medidas concretas en la línea de accesibilidad a los parques, para que un mayor número de chilenos pueda disfrutar de la naturaleza”.

“Otra de las áreas importante es el cambio climático. En esta materia, en la bilateral con el Presidente hablamos de poder integrar a todos los sectores en el trabajo que se haga en materia de cambio climático, no solo en el cumplimiento de las metas internacionales que tiene Chile, sino cómo avanzamos a lo que tiene que ser el día de mañana una ley de cambio climático para incorporar las principales medidas de mitigación y adaptación”.

-¿Va a hacer una ley de cambio climático?

“Se tiene que analizar, está entre los compromisos que se les plantean a los países y lo que ha pedido el Presidente es que las decisiones en este ámbito se tomen desde el punto de vista de la ciencia, con mucho conocimiento científico y mucha información descentralizada y regional. Obviamente, son muy distintas las labores de mitigación y adaptación que se hacen en un sector productivo y en un sector del país que en otro”.

“Otra área bien concreta es que me toca la implementación y la aplicación de la ley REP, fijar las cuotas de recuperación de los productos definidos como críticos”.

-Respecto a la reforma del SEIA, ¿cómo se van a implementar las propuestas de la comisión asesora presidencial?

“Esa comisión asesora hizo un tremendo trabajo, en que participaron todos los sectores, que termina con la elaboración de 25 propuestas que ellos plantean para modernizar el sistema. Primero hay que analizar estos cambios y poderlos transformar en consensos políticos. Algunos de ellos son modificaciones de gestión, otros son simplemente reglamentarias, y quizás haya que explorar algunas modificaciones legales que podamos avanzar. Es mi intención liderar un camino con distintos sectores involucrados en la aprobación de los proyectos ambientales para poder transformar este diagnóstico en una propuesta de consenso político”.

“Hay dos áreas. Uno: todo lo que sea modernizar el SEA (Servicio de Evaluación Ambiental) como servicio, y otro, modernizar y fortalecer el SEIA como proceso, que van en paralelo, pero son ejes distintos. Si uno piensa en el SEA, la comisión llega a conclusiones muy importantes, que apuntan a que tenga un rol colaborador con todos los organismos que van a participar para tener información clara de los requerimientos de la autoridad. De hecho, la comisión hizo un símil con la Superintendencia de Medio Ambiente, que tiene por ley un rol de colaborar con el regulado y por qué no el SEA pudiera tener un rol de colaboración, para que los proponentes, las comunidades, puedan conocer desde el comienzo los requerimientos, los requisitos para cualquier proyecto”.

“El otro rol que tiene el SEA es de qué manera pudiera cumplir un rol de coordinador de los distintos organismos sectoriales que participan en el proceso e incluso ir también contribuyendo a salvar las contradicciones y las diferencias que se producen. Hay bastante que hacer en la tecnificación del rol del SEA”.

“Ahora, el proceso de evaluación ambiental hay que procurar que sea riguroso, científico, técnico, pero que el ‘no’ sea temprano y el ‘sí’ sea definitivo; que el rechazo a los proyectos pueda ser temprano y la aceptación sea definitiva”.

“Yo comparto lo que dijo el ministro Mena, en cuanto a que hay que tener cuidado con una evaluación extremadamente rápida de proyectos que después no se pueden realizar. Cuando planteo que el ‘no’ sea temprano y el ‘sí’ definitivo, lo que apunta uno es que muchas veces hay un proceso largo y engorroso para las empresas que termina en un rechazo, habiendo hecho muchas inversiones”.

“Que el sí sea definitivo, obviamente sin alterar la calidad del proyecto ni sus controles, la tutela judicial, administrativa, que tiene el proyecto, pero que en algún minuto la empresa entienda que el proyecto sí se hace”.

-El presidente del Primer Tribunal Ambiental, Daniel Guevara, habla de una “circularidad judicial” en los proyectos, porque nunca se terminan de definir…

“Ese es un tema. Porque antes de que se crearan los TA, el Poder Judicial (Corte de Apelaciones y Corte Suprema) era la instancia en que se reclamaba. Hoy, con los TA, coexisten ambas instancias judiciales. Hay opiniones distintas sobre cómo se armoniza el tema de los recursos de reclamación para invalidar la RCA. Ese es un tema que habrá que analizar, pero hay que considerar que terminar con esta ‘circularidad’ no puede nunca ir en desmedro del derecho constitucional que tienen las personas a vivir en un ambiente libre de contaminación, o que no por acelerar los plazos de tramitación tengamos peores proyectos”.

-¿Respalda la idea de crear una oficina de grandes proyectos?

“Es una materia que hay que conversar”.

-Este es un gobierno que se define como proinversión y procrecimiento. ¿Cómo se concilia esto con la protección al medio ambiente?

“En el gobierno del Presidente Piñera no hay distintas agendas. Todos los ministros tenemos una agenda de protección del medio ambiente, todos los ministros tenemos una agenda proinversión y prodesarrollo en miras de mejorar la vida de los más vulnerables”.

-¿Qué rol jugará el Comité de Ministros en la institucionalidad ambiental? ¿Buscará eliminarlo como instancia final, de modo que sea la instancia técnica y luego la judicial (los TA) la que defina los proyectos?

“La existencia del Comité de Ministros se debatió largamente cuando se votó la ley de institucionalidad ambiental, el 2010. Se pensó desde el principio que coexistía el Comité de Ministros y los TA. El Comité de Ministros cumple un rol, pero sí hay que resguardar, y esa es mi preocupación en ese Comité de Ministros, que se cuide que las decisiones sean fundamentadas, que tengan un fuerte componente técnico y que haya transparencia total de su funcionamiento”.

“El Presidente tiene una preocupación por el medio ambiente muy marcada”

-¿Considera que en Chile se ha caído en un extremismo ambientalista?

“Me parece bien lo que está ocurriendo en Chile. El desarrollo ambiental no prospera en una lógica de conflicto, y hay que sacarlo de esa lógica y ponerlo en una lógica de consenso. Me gustaría que el medio ambiente se consolide como un sello país. Chile tiene un sello tan fuertemente marcado por su naturaleza que si la protección del medio ambiente pasa a ser un sello país, es tremendamente relevante para Chile y es también de interés del Presidente Piñera lograrlo. El sello de mi gestión es que se avanza más desde la humildad que desde la intransigencia, y siento que empresarios, comunidades, organizaciones civiles, ambientalistas, todos tenemos mucho que trabajar en conjunto. La visión de unos contra otros perjudica la propia protección del medio ambiente”.

“Quiero tener un ministerio abierto a las distintas organizaciones, porque creo que la visión de que el cuidado del medio ambiente y el crecimiento económico se contraponen es una visión del pasado”.

-¿Cree que es posible lograr las tasas de crecimiento que se fijó el Presidente electo y la tasa de inversión cuidando el medio ambiente?

“Ese es el desafío. El Presidente tiene una preocupación por el medio ambiente muy marcada, un real compromiso con el cuidado del medio ambiente, a la par de su compromiso con el desarrollo”.

“El Comité de Ministros cumple un rol, pero sí hay que resguardar, y esa es mi preocupación en ese Comité de Ministros, que las decisiones sean fundamentadas, que tengan un fuerte componente técnico y que haya transparencia total de su funcionamiento”.

“El Presidente Piñera tiene una preocupación por el medio ambiente muy marcada, un real compromiso con el cuidado del medio ambiente, a la par de su compromiso con el desarrollo”.

“El proceso de evaluación ambiental hay que procurar que sea riguroso, científico, técnico, pero que el ‘no’ sea temprano y el ‘sí’ sea definitivo; que el rechazo a los proyectos pueda ser temprano y la aceptación sea definitiva”.

 Caso Dominga: “Nuestro compromiso es fortalecer los procesos y la institucionalidad”

-El rol del Comité de Ministros volvió a cuestionarse en el caso Dominga, episodio que derivó en un quiebre en el gabinete y la renuncia del equipo económico. ¿Cómo evalúa la actuación del Comité de Ministros en ese caso concreto?

“A ese caso concreto no me voy a referir, porque hay una causa judicial pendiente. El Estado es uno solo y nos va a tocar asumir el 11 de marzo y esa causa está abierta y hay una audiencia programada el 14 de marzo”.

-¿Qué le pareció el llamado a conciliación en Dominga?

“Tampoco me puedo referir, porque estaría adelantando la posición que se tiene que dar en los tribunales. El propio presidente del TA (Daniel Guevara) dijo en este mismo diario que sería inconducente que empezáramos un intercambio de opiniones; ambos somos muy respetuosos de la separación de poderes”.

-En el caso Dominga, al cual no se quiere referir, se habla de un veto político. Pero en su primer mandato, el Presidente Piñera ya aplicó dicho veto en Barrancones. ¿Eso se va a volver a repetir, los “telefonazos”?

“Lo que hay que pensar para el futuro es de qué manera se mejoran los procesos y se mejoran las instancias de decisión. Un tema importante es el relacionamiento temprano con las comunidades, en que se supera esta asimetría de información que existe sobre los proyectos. Eso mejoraría bastante los proyectos a futuro, para que a las comunidades no les lleguen los proyectos ya hechos”.

-¿Pero usted quiere terminar con los “telefonazos” o los vetos políticos a los proyectos?

“El Presidente ha explicado en reiteradas ocasiones durante su campaña su actuación en el episodio Barrancones. Es un tema superado. Lo que el Presidente ha pedido es fortalecer las instituciones, el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental”.

-¿Pero se evitan o se terminan los vetos políticos?

“Se fortalecen los procesos. Usted me habla como si hubiese sido una práctica”.

-Lo ha sido, ha ocurrido en el país, es una pregunta válida por eso…

“Pero también toca el caso concreto de Dominga, en que hoy se llama a conciliación. Lo que quiero enfatizar es que nuestro compromiso es fortalecer los procesos y la institucionalidad”.

-Otro proyecto polémico es Pascua Lama. ¿Qué puede hacer ahí Medio Ambiente para definir qué hacer con esa iniciativa?

“Hay un reclamo de la empresa respecto de la sanción que le impuso la Superintendencia de Medio Ambiente. No puedo referirme”.

-Pascua Lama puso en el tapete el tema de los glaciares. ¿Va a ser una de sus prioridades legislativas la Ley de Glaciares?

“Tenemos que coordinar ahora cuáles serán nuestras prioridades legislativas, algunas de las cuales vienen del actual gobierno. Las más inmediatas son el tema de la ley de Sernafor (Servicio Nacional Forestal, que reemplazará a Conaf), que es importante si queremos regular bien el tema de las áreas protegidas; está el tema de reactivar esta ley de bolsas plásticas. La protección de glaciares es algo que tenemos que analizar y coordinar con el ministro Secretario General de la Presidencia”.

Gestión del ministro Mena: “Destacaría darle importancia a la labor de Medio Ambiente”

-¿Qué opinión le merece la gestión del actual titular de Medio Ambiente, Marcelo Mena?

“Yo me voy a reunir con él recién el 1 de marzo. Hemos intercambiado conversaciones más bien informales y pretendo en esa instancia conocer lo que ha sido su gestión”.

-A priori, ¿qué destaca de su gestión y qué cambiaría?

“Destacaría darle importancia a la labor de Medio Ambiente. La comisión asesora presidencial, a la que también le tocó participar y seguir, tiene conclusiones relevantes, nos implica a nosotros no partir de cero en lo que es el proceso de modernización del SEIA. Tiene proyectos que el Presidente me ha pedido mirar con interés, como es este de (eliminar) las bolsas plásticas”.

-¿Y lo negativo?

“No me voy a pronunciar. Voy a tener recién la reunión el 1 de marzo en términos muy cordiales”.

-José Ramón Valente, futuro ministro de Economía, habló en “La Tercera” de una cartera de US$ 74 mil millones en proyectos. ¿Cómo se puede agilizar su concreción?

“En los procesos de evaluación hay muchas cosas que se pueden mejorar. Algunas son de gestión, en términos de plazos; otras pueden solucionarse por la vía de instructivos presidenciales, por ejemplo, todo lo que entraba las consultas de pertinencia por parte de los organismos sectoriales; y hay un área que la tenemos que trabajar fuertemente en conjunto con el ministro Valente que tiene que ver con duplicidad de normas y regulaciones. Vamos a armonizar las normas para que no haya contradicciones y que el organismo que tiene el control de la evaluación de los proyectos, que es el SEA, tenga una labor de coordinación de los distintos organismos sectoriales que participan en el proceso para ir corrigiendo las contradicciones que se vayan produciendo”.

El Mercurio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.