agua subte

Los resultados de la iniciativa, financiada por Corfo, quedarán como bien de uso público para los agricultores y permitiría aumentar la seguridad de riego

Dentro de los próximos meses, especialistas en materia hídrica estudiarán las diferentes cuencas que tienen las tres provincias de la región para buscar aguas subterráneas y ver qué cantidad es la que se dispone de este recurso, información que servirá para enfrentar con mejores herramientas la grave sequía que afecta a la zona.

Estos estudios hidrogeológicos, encargados por la intendencia regional y el ministerio de Obras Públicas, suman una inversión total de 527 millones de pesos, dinero que es aportado por Corfo a través del instrumento de Bienes Públicos para la Competitividad.

Cabe destacar que esta sequía es una de las más crudas que ha debido enfrentar la zona en los últimos 100 años. Según el último informe dado a conocer por la Dirección General de Aguas (DGA), al 30 de septiembre de 2013, la capacidad total embalsada en la región llega a 141,79 millones de metros cúbicos, de los 1.315,5 millones de metros cúbicos disponibles, es decir, sólo un 10,6% de su capacidad total. La situación se complica además en el secano, donde se han debido extremar los esfuerzos para poder abastecer a la población del vital elemento. A eso se suman las dificultades para el sector productivo, con mermas en la producción agrícola.

“Tenemos una sequía que nos ha pegado fuerte en los últimos 8 años, es así que como gobierno hemos asumido el desafío de paliar lo más posible este flagelo que nos está afectando”, señaló el intendente Juan Manuel Fuenzalida, como una forma de graficar la importancia de estas investigaciones para la región, iniciativas que se complementan, dijo, con las otras acciones que impulsa el gobierno a través de entidades, como Indap, Corfo y los ministerios de Obras Públicas y Agricultura.

Fuenzalida precisó que una vez obtenida la localización del agua, dato que proporcionarán estos estudios, se implementará un programa de profundización de pozos. “En definitiva, este trabajo nos va a guiar en un camino que es a mediano plazo”, acotó la autoridad regional.

HIDROLOGÍA. El Estudio Geofísico e Hidrogeológico en la zona baja de la Cuenca del Río Elqui y en la zona de Pan de Azúcar, es una de las iniciativa que permitirá conocer los sistemas de aguas subterráneas que integran esta cuenca, de modo que con ello sea posible establecer las potencialidades reales que tienen como fuente de abastecimiento.

El director regional de Corfo, Cristian Morales, señaló que el aporte que otorgó la institución al mencionado estudio fue de $146 millones de un total de $172.836.000. “El objetivo central de la iniciativa es efectuar una caracterización de los sistemas hidrogeológicos principales que componen la cuenca del río Elqui y, a partir de ello, definir su comportamiento frente a diferentes escenarios de explotación”, indicó la autoridad.

Otro de los proyectos que permitirá el regadío de más hectáreas y aumentar la productividad de los cultivos, es el estudio Geofísico e Hidrogeológico en la Zona Baja de la Cuenca del Limarí. La iniciativa contempla una inversión de $173.292.300, cumpliendo con el objetivo de conseguir un conocimiento acabado de los sistemas hidrogeológicos más importantes del mencionado valle.

El presidente de la Asociación de Canalistas de Recoleta, Luis Pizarro, comentó que la importancia de estos estudios radica en los datos que proporcionarán. “Si el proyecto llega a algo concreto, me parece muy bien y lo ideal sería tener el mayor acceso posible a la información recabada”, comentó el regante.

Para abarcar la región de Coquimbo en su plenitud, también se financió el estudio de Modelación Hidrogeológica de la Cuenca del Río Choapa. Héctor Soto, presidente de la Asociación de Canalistas del Mala Ladera, destacó que es “una excelente oportunidad la que nos entregan, tenemos el Embalse el Bato que no lo hemos podido llenar producto del avance de la sequía y toda ayuda que nos entreguen es muy buena, considerando que no tenemos los recursos para poder financiar dichos estudios”, aseveró Soto.

El financiamiento de estos estudios no solo permitirá conocer el estado de las aguas superficiales de las principales cuencas de la región, sino que será una gran ayuda en el regadío de los cultivos y será una herramienta vital para los agricultores de la zona.

SEGUNDA ETAPA
Juan Manuel Fuenzalida sostiene que sólo en el último año el gobierno ha invertido alrededor de 30 mil millones de pesos para enfrentar la escasez hídrica, especialmente para asegurar el consumo para la bebida. “Hemos llegado a los sectores más desposeídos, como es el mundo campesino que no es usuario de Indap y que no recibían un beneficio directo con el Bono Sequía; a la gente de Indap los apoyamos con otro bono; y además se han hecho obras de regadío y de revestimiento de canales”, expresó la autoridad. Sin embargo, agregó que “tenemos claro que debemos pasar a una segunda etapa y también apoyar a los productores agrícolas, sean pequeños, medianos y también grandes que estén en una situación de más desesperación”.

Fuente/ Diario El Día

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.