Agnl

Flexibilidad operacional del gas se complementa bien con las tecnologías que se generan principalmente de día, como la solar, explican en este gremio eléctrico

Potenciar el Gas Natural Licuado (GNL) es uno de los principales objetivos del Gobierno. Y esto, precisamente, podría incidir de forma positiva en la competitividad de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC), destacan en el sector.

“Una expansión mediante centrales de GNL es favorable para las ERNC, ya que su flexibilidad operacional se complementa bien con las energías que son variables a lo largo del día, como es el caso del tipo solar y eólico”, dice Carlos Finat, director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energía Renovable A.G. (Acera).

Sobre la base de datos de Bloomberg de 2013, explica que todas las ERNC que operan en Chile (como las fotovoltaicas, eólicas, minihidros y de biomasa) tienen un Costo Nivelado de Energía -concepto que incluye diversas variables, como la inversión o el factor de planta-, inferior al costo de un ciclo combinado con GNL, a US$ 12 por millón de BTU.

El Costo Nivelado de una central a gas, con dicho precio para el GNL, se encontraría en torno a los US$ 120 o 130 por MWh, mientras las ERNC se ubican en un rango de valores medios que va desde los US$ 70 a US$ 120. “Es un escenario muy positivo para lo consumidores. No solo el costo es más bajo que el GNL, sino que la participación de las ERNC en el mercado es un fuerte incentivo a la competencia”, dice Finat.

Gustavo Boetsch, gerente general de Kaltemp (empresa que desarrolló los proyectos fotovoltaicos Tambo I y II), asegura que la alternativa solar está cada vez más cerca al gas. “Se han cerrado contratos solares a menos de US$ 100/Mwh, lo que significaría una rentabilidad de 7 u 8%. Nosotros vendimos en el mercado spot durante 2013 a US$ 178/Mwh promedio anual, lo que te deja estos proyectos con una tremenda rentabilidad”, advierte.

En tanto, Sergio Zapata, experto de CorpResearch, tiene una visión más crítica. Dice que las ERNC serán eficientes en la medida en que asuman los costos de energía de respaldo que tienen que tener para ser un actor permanente del sistema eléctrico. “Si les asignas correctamente los costos que tienen estas unidades para el sistema en su totalidad y no se establecen subsidios indirectos, no debiera aumentar la competitividad de las ERNC frente al GNL”, advierte

Fuentes de la industria de ERNC temen que en este escenario el precio spot -precio de transferencia de la energía- pueda ir a la baja. Las compañías de ERNC venden parte de su energía por medio de contratos y el resto, a precio spot . Por ende, si el spot baja, produciría una merma en sus ingresos.

Según comentan, el cálculo de los precios spot depende de los costos variables de generación. Estos precios podrían bajar por una subdeclaración de costos variables ya que, tradicionalmente, en los contratos de GNL se informa todo el costo de combustible como costo variable, pero en la medida en que haya más competencia -y algunos necesiten asegurarse el despacho-, podrían desagregarlo y decir que parte de estos costos son fijos, por lo que podría afectar el precio spot .

Finat añade que, si se considera que el costo variable de una central de ciclo combinado con GNL a US$ 12 por millón de BTU está en torno a los US$ 80 o 90, efectivamente el aumento de gas implicará una baja en el costo marginal.

El Mercurio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.