kioto

Primer acuerdo climático del planeta cumplió ayer 10 año

El primer tratado sobre cambio climático entró en vigencia hace una década y su finalidad era una: obligar legalmente a los países industrializados a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 5 por ciento para el primer decenio del siglo XXI.

Hoy, las Naciones Unidas sostiene que el Protocolo de Kioto fue un éxito, señalando que los países industrializados redujeron sus emisiones en un 22,6 por ciento, cifra mucho más alta que la meta inicial acordada en los años noventa. Pero para grupos de observadores medioambientales, como el Centre for International Climate and Environmental Research de Oslo, la reducción de emisiones no es completa responsabilidad del protocolo, sino de políticas independientes llevadas a cabo por los Estados Miembros, además de la sustitución de combustibles fósiles por otros tipos de energía y el traslado de industrias y procesos de manufactura a regiones con bajas emisiones.

La jefa de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, Christiana Figueres, señaló a través de un comunicado que el “Protocolo de Kioto fue el primer paso crítico. Hoy se deben tomar acciones más grandes y con mayor alcance para un futuro verdaderamente sostenible para siete mil millones de habitantes, con miras a más de nueve mil millones”, destacando que, a pesar de los esfuerzos realizados por los países, los gases de efecto invernadero continúan en aumento.

Inicios

Para los países en vías de desarrollo, como Brasil, India, China y Sudáfrica (parte de lo que se conoce como BRICS), no había restricciones a sus niveles de emisiones en el protocolo, pero se los alentaba a adoptar políticas que los condujeran a un crecimiento económico “más verde”.

Estados Unidos, por su parte, suscribió el tratado en 1997, bajo la administración Clinton, pero luego se retiró con George W. Bush en la presidencia, en 2002. Rusia, en tanto, se unió al tratado en 2004, permitiendo que el acuerdo alcanzara los 55 miembros necesarios para su ratificación y entrada en vigor al año siguiente, el 16 de febrero de 2005.

Como una forma de ayudar a los países que suscribieran el tratado, el acuerdo de Kioto ofrecía una serie de mecanismos que los países con altas tasas de emisiones podían utilizar, como inversiones en proyectos bajos en carbono en naciones más pobres, bonos de carbono a cambio de reforestaciones, entre otros, lo que se conoce como Mecanismos de Desarrollo Limpio.

Nuevo acuerdo

El viernes pasado, los representantes de los 196 Estados Miembros de la ONU acordaron en Ginebra, Suiza, avanzar hacia un texto de negociación para la próxima cumbre de París (COP21), que se llevará a cabo en diciembre. La idea es constituir un acuerdo global vinculante contra el cambio climático que sustituya al Protocolo de Kioto, vigente hasta 2020.

La Tercera

 

Esta fue la primera cita tras la COP20 realizada en diciembre de 2014 en Lima, Perú.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.