polo puchuncaví

En la Intendencia de Valparaíso se conformó el primer Consejo Consultivo por la Sustentabilidad Territorial que une a empresas privadas y organismos públicos en recuperar una zona fuertemente afectada por la acción de sus industrias. Juntos harán un plan a 20 años para mejorar la calidad de vida local y reducir los pasivos ambientales

 En 1964, cuando recién se inauguró la famosa refinería Ventanas, la comunidad la recibió con los brazos abiertos. Sería un polo de desarrollo. Lo que entonces no se previó, es que junto con la generación de trabajo, sucederían otros fenómenos: la degradación del suelo, la contaminación del agua y la exposición de la población a altos niveles de contaminación.

Hoy la idea es comenzar a revertir todo ese proceso sin dejar de producir. Para eso es que el Consejo de Producción Limpia puso en marcha su idea generar, en distintas zonas como ésta en el país, lo que bautizaron como Núcleos de Empresas por la Sustentabilidad Territorial o NEST.

En el caso de Puchuncaví-Quintero ayer se concretó la primera reunión del Consejo Consultivo por la Sustentabilidad Territorial, en el que participan las empresas que firmaron para sumarse al NEST (Gasmar, Oxiquim, Enap, Catamtun y Codelco), además del gobierno regional y los municipios de la zona. La idea es hacer un plan de desarrollo para el área para los próximos 20 años.

El proceso comenzó con la generación de un Acuerdo de Producción Limpia (APL) en 2011. Para dar forma a este APL, se tuvo que evaluar la situación del lugar, los principales problemas y definir caminos posibles de acciones voluntarias tendientes a reducir el impacto ambiental y a mejorar la calidad de vida de las personas de este polo industrial.

“Los NEST están dedicados a lo que pasa fuera de las empresas, hacia las comunidades, las zonas geográficas donde están instaladas. Es mirar un territorio y observarlo en su integralidad, desde las tres dimensiones de la sustentabilidad: la ambiental, la social y la económica, que tiene que ver con que la prosperidad llegue a las empresas, personas y familias. Hemos querido tratar de hacer las cosas con el principio de subsidiaridad, con el principio de que las empresas pueden hacer algo poniéndose de acuerdo con las comunidades o con las mismas autoridades locales y que el Estado los apoye a realizar esta labor”, explica el director ejecutivo del CPL, Jorge Alé. “Nuestro objetivo es avanzar con acuerdos voluntarios”, agrega.

Este objetivo también es el que se busca en otros NEST en desarrollo en Coronel, Huasco y uno bastante especial, sobre sustentabilidad territorial del agua en la región Metropolitana por las cuencas del Maipo y del Mapocho y que compromete especialmente a las empresas sanitarias.

Volviendo al polo de Puchuncaví, el APL les ha permitido ordenar la información, conocer la problemática ambiental y conocer las prácticas ambientales de las empresas. “Eso costó mucho sacarlo adelante, pero salió. Pero el APL tiene una duración limitada, dos años en este caso. Entonces, aprovechando todo eso que se había generado, la idea es armar un plan de desarrollo estratégico de la zona para un plazo de 20 años”, sigue Alé.

Según las estimaciones logradas por el APL en desarrollo, se necesitarán más de US$150 millones para hacerse cargo de los pasivos ambientales generados en esta zona. Cada empresa hará su parte, de acuerdo a su responsabilidad.

Actualmente 10 empresas participan de este APL, pero sólo cinco de ellas se unieron al NEST. Aún falta por ver la decisión de Endesa, AES Gener, Puerto Ventana, Melón y GNL, que están participando como oyentes. No obstante, las 10 empresas tienen planificado el cumplimiento de 9 metas. entre ellas, un plan de manejo de suelos, manejo de residuos tóxicos, mejorar la gestión ambiental, la eficiencia energética y la información sobre sus emisiones.

En este último punto hoy esa información está en línea y se puede ver a través de un enlace del ministerio de Salud el nivel de emisiones de SO2 en el ambiente, que cuando se dispararan, son las que generan desmayos entre otros efectos en la salud de las personas. El tema del aire, tiene la ponderación más alta en importancia dentro del APL, con un 25% de prioridad. Esa es una de las 80 acciones que ha generado el APL y es que en todas las empresas hay un sistema de información sobre calidad del aire, cantidad de emisiones y meteorología que alimentan el sistema en línea, que cualquier persona puede ver en  http://seremi5.redsalud.gob.cl.

También se hizo un catastro de depósitos de desechos, regulados y no. De ellos, la mitad ya cuenta con algún tipo de tratamiento, pero queda un gran número donde hay escombros, cenizas o escoria, en tierras agrícolas o en sitios eriazos, de lo que hay que hacerse cargo aún.

Por su parte, Codelco está desarrollando algunas acciones específicas, como la protección del humedal de Campiche, un plan de manejo de escorias, evitar la emisión de material particulado y un plan de recuperación de suelos. En tanto, AES Gener y Cemento Melón tienen un plan para ocupar las cenizas en la generación de cemento. Oxiquim instaló un sistema de lavado de gases en estanques para evitar fugas. Y así, cada empresa hace lo propio.

La idea del NEST es mantener todo esto en el largo plazo y más. “Cómo armonizamos el plan de desarrollo e inversión que están llevando adelante las empresas privadas con los planes del sector público en la región”, termina Jorge Alé.

Fuente/ Pulso

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.