Para que el desarrollo de la industria forestal sea compatible con la protección de la biodiversidad y ecosistemas, así como respetuoso con las comunidades, son necesarios diversas acciones y desafíos que aquí plantea un experto

Alcanzar un nivel sostenible en el cultivo, extracción, manejo y procesamiento del recurso forestal es una prioridad que convoca al sector público y privado.

Por ello, el profesor de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad de Concepción, Aníbal Pauchard, y director de la Sociedad de Ecología de Chile, propone aquí cinco pilares que sustenten este desafío.

  • Planificación del paisaje forestal: Para lograr la sustentabilidad ambiental en el sector forestal hay que pasar de la actual visión desde el predio hacia el conjunto de los usos que ocurren en el paisaje. Esto significa incorporar el mosaico de usos que ocurren en ambientes forestales: bosque y matorrales nativos, plantaciones forestales, cultivos agrícolas, praderas y zonas urbanas.
  • Biodiversidad y funciones ecosistémicas: Todos los ecosistemas en un paisaje, incluidas las plantaciones forestales tienen su propia biodiversidad y cumplen un conjunto de funciones ecosistémicas. Por ejemplo, regulación del ciclo hídrico (provisión de agua), protección del suelo o provisión de recreación y turismo. Por lo tanto, se debe asumir que la biodiversidad y los servicios ecosistémicos deben ser protegidos no sólo en las áreas protegidas.
  • Impacto social de la industria forestal: La actividad forestal considera todo el ciclo productivo y es necesario una visión global de las externalidades positivas y negativas de la industria forestal. Es necesario incorporar el desarrollo de las comunidades locales y reducir los impactos negativos (ej. contaminación) y a la vez de potenciar los impactos positivos como el desarrollo de la economía local.
  • Institucionalidad forestal y ambiental. Un país forestal como Chile requiere una institucionalidad adecuada para enfrentar los desafíos crecientes. El Servicio Nacional Forestal es una necesidad urgente, pero debe ser dotado de las herramientas legales, el personal y el financiamiento necesario. También, es importante crear el Servicio Nacional de Áreas Protegidas y Biodiversidad. Ambas iniciativas deben ser coordinadas.
  • Resiliencia del paisaje al cambio climático y los incendios forestales. Los escenarios actuales y futuros de creciente incertidumbre climática unido al mayor riesgo de incendios forestales en todo el territorio forestal de Chile requieren estar preparados para enfrentar eventos catastróficos. Para ello, es necesario desarrollar paisajes resilientes y además tener las herramientas para enfrentar estos eventos. Por ejemplo, control de incendios.

La Tercera

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.