foto INGAM

“Creo que algunas empresas y consultores aún les falta analizar más el reglamento”, dice el director ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental, Ricardo Irarrázabal

Un relevante cambio tuvo la institucionalidad ambiental a fines de 2013. El 24 de diciembre comenzó a regir el nuevo reglamento del Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), modificando las reglas del juego con que las empresas buscan recibir los permisos para ejecutar los proyectos de inversión.

Y el proceso de adaptación a la nueva fórmula no ha sido fácil. Desde que está en marcha el reglamento hasta la fecha ingresaron 36 iniciativas a evaluación, de las que 30 no fueron admitidas a tramitación por el propio Servicio ¿Qué pasó? No cumplían con los nuevos requisitos exigidos a los inversionistas.

Las empresas que recibieron el “portazo” de la administración fueron de todo tamaño. Entre los proyectos no admitidos destaca la mina de hierro Huentelauquén, que requería una inversión de US$68,7 millones. También aparece una planta solar que se ubicaría en la Quinta Región con un desembolso estimado en US$55 millones.

En total, y en los poco más de 20 días de vigencia del nuevo reglamento, no han sido admitidas iniciativas por un total de US$245,8 millones. Varias declaraciones de impacto no presentan los contenidos mínimos

El director ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), Ricardo Irarrázabal, explica que “desde el 24 de diciembre a la fecha 30 proyectos no han sido admitidos a tramitación. Una parte de ellos se debe a exigencias impuestas por el nuevo Reglamento del SEIA. Por ejemplo, varias DIAs (Declaraciones de Impacto Ambiental) no presentan los contenidos mínimos comunes de los Estudios y Declaraciones de Impacto Ambiental”.

De todas maneras, la autoridad hace la salvedad de que “también hay proyectos que, con el antiguo reglamento, tampoco hubieran sido admitidos a tramitación, por lo que hay responsabilidad de los proponentes en este tema”. Para el director ejecutivo del SEA esta situación se da porque algunas empresas todavía no manejan bien el nuevo reglamento.

Si bien indica que no es bueno generalizar “creo que algunas empresas y consultores aún les falta analizar más el nuevo Reglamento. Nosotros, como Servicio de Evaluación Ambiental, estamos más que disponibles para reunirnos con ellos y explicarles los alcances de éste, en el entendido que hay cambios que son necesarios asumir e internalizar, que involucra, tanto a las empresas en su forma de enfrentar la gestión ambiental, como a quienes elaboran las presentaciones”.

Puertas abiertas para aclarar las dudas

La autoridad comenta que el SEA ha tenido un trabajo de difusión “bastante intenso. Hemos realizado diversas capacitaciones a lo largo del país, actividades en las que han participado autoridades locales, titulares de proyectos, evaluadores ambientales, universidades, estudiantes, la comunidad y, por cierto, profesionales ligados al área ambiental y público en general”.

“En ese sentido, nos hemos acercado y hemos sido muy proactivos para dar a conocer los alcances de este nuevo cuerpo normativo. E insisto, tenemos las puertas abiertas para aclarar las dudas de los titulares de los proyectos, porque entendemos que una modificación de esta envergadura implica un proceso de ajustes”, finaliza Irarrázabal.

La Segunda

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.